Wednesday, October 29, 2008

Second chances??



Es sábado 25, 10 de la noche pasadas y parece que vamos a cerrar pronto...no se ve un alma en la calle y los otros locales también están vacíos...De todos modos es bank holiday's weekend, era de esperar...
Miro a Scott y le digo "me voy a poner a limpiar".
"Calla - me contesta - que cada vez que decimos eso se peta el local y quiero irme pronto hoy"
Bah, pienso, que te den, me aburro y me voy a poner a limpiar.
A ésto entra un hombre mayor, de unos 50 y largos y se sienta en la barra mientras pide una guinness, me pregunta si servimos comida y le respondo que si, le enseño el menú, comenta que le gusta y que parece apetecible, me pregunta cuando se toma la última comanda
" A las 11 respondo", por lo que decide esperar.
A pesar de ser gentil se le ve algo serio y frio, voy dando vueltas alrededor de la barra y él comienza una conversación, yo como no tengo nada que hacer le sigo la corriente.
"Qué hace aquí? está usted por negocios en la ciudad?"
"No, me responde. Estoy aquí porque mi mujer está enferma en el hospital" Me quedo pasmada ante tanta sinceridad y no sé muy bien que decir. Parece ser que él también se queda sorprendido de la sinceridad que acaba de desprender y cambia de tema
"Trabajo para el gobierno, tengo una casa en Cork pero vivo alquilado en un piso en Dublín. Antes de instalarme aquí definitivamente estuve trabajando por muchos sitios del mundo, trabajé para la ONU y estuve en países como Líbano, Siria, Afganistan..."
Le comento y le pregunto por curiosidades sobre países en los que ha estado, me comenta las diferencias sociales y culturales entre ellos y como se enamoró sobre todo del Líbano.
Describe como el hecho de que América invadiera los países como Afganistan hicieron que el país se radicalizara de una manera abismal ya que culpaban al extranjero de su sufrimiento y encontraban en el islamismo una fe en la que resguardarse y a parte un enlace a sus raíces culturales y morales.
Seguimos hablando y me comenta como el menú le recuerda a numerosos platos los cuales probó durante su estancia allí, le animo a pedir, pero me comenta que se lo va a pensar más y se pide otra guinness. Se la sirvo y él mira alrededor...
"A Kate le encantaría este sitio, voy a traerla si puedo antes de que se vaya..." Dios me da una punzada el corazón, pero le dejo seguir, evidentemente necesita hablar del tema y aunque es bastante duro qué puedo hacer yo más allá de intentar confortarle aunque sea una hora o un par...
"A Kate siempre le encantó viajar, estuvimos en España antes de que cayera otra vez enferma, España le encanta, tenemos varios amigos allí y la verdad es que nos lo pasamos muy bien"
"Bueno, y por qué no organiza un viaje para cuando ella se cure y la vuelve a llevar allí?" le digo...
"Me encantaría, de hecho me hubiera encantado llevarla pero su situación no es para viajar, está muy débil y no lo soportaría... No va a vivir más, ya estuvo enferma anteriormente, y ahora ha vuelto a recaer. Los médicos no pueden hacer nada más"
"Entiendo, en mi familia también tuve casos cercanos de cáncer. Pero hay médicos que hacen milagros, han consultado algún otro especialista?" Me atrevo a decir aunque pienso que quizás no sea lo más apropiado.
"La verdad es que ni nos lo hemos planteado, ella sabe que este es el fin. De hecho ha sido ella la que me ha obligado a salir de casa y que me bebiera unas cervezas si no, no estaría aquí. La verdad es que odio llegar a casa, está tan vacía. Me come la tristeza y los pensamientos, no sé como voy a vivir sin ella"
No sé qué decir, ¡joder! qué se dice en estos casos? Me recuerda a cuando llamé a un amigo que hacía meses que no hablaba con él y me soltó de repente que su padre acababa de morir, me quedé blanca, qué le podía decir?
"Es un gesto muy bonito por parte de ella, quizás no le guste verle sufrir"
"Nos conociamos hace años, eramos amigos. Yo siempre he sido un truhan y nunca he querido comprometerme. Hace 6 años que nos casamos, ella tenía 44 años y cuando se acabó su tratamiento decidimos casarnos. En la boda casi me matan porque cuando estaba dando el discurso dije 'Nunca antes pensé en casarme, de hecho nunca me hubiera casado, de no ser porque conocí a Kate, ella hizo que cambiara mi opinión sobre todo' Todos se quedaron blancos hasta que acabé la frase!!" Nos reímos "Nunca tuvimos hijos, como ibamos a tenerlos con la edad que teníamos a parte Kate acababa de pasar por todo el tratamiento...Nunca antes me había importado vivir sólo, ahora me aterroriza estar sin ella..."
Cambia de tema y me comenta que va a pedir comida "Puedo aún?"
"Si te das un poco de prisa...son las 10,45 y ya sabes como son los chefs" Me pide que le recomiende un plato y me pide un vaso de vino, a todo ésto llega mi F&B manager, que como es turco comienza una conversación con él sobre el Líbano, Turquía (ya que él también vivió allí), el Coran y no sé qué más...
Me da un respiro, menos mal, porque no creo que pudiera seguir continuando la conversación sin que se me callera una lágrima...
Al rato terminan de hablar y me llama "Muchas gracias Ana por la recomendación, ha sido exquisito y gracias por la velada, ha sido estupenda. Tienes un gran corazón, quizás intente traer a Kate antes de que pase"
"Me encantaría recibirles, si vienen, cuidaremos de ustedes"
"Eres única, nunca cambies. Ahora voy a casa no creo que sea correcto que siga intentando ahogar mis penas en el alcohol" Se va, al menos ahora su cara esboza una sonrisa aunque sus ojos delaten su tristeza...
Realmente la vida dió a Kate y al protagonista una segunda oportunidad para vivir su amor?
Hubiera sido mejor que Kate muriera sin haber tenido esos 6 años?
Es la vida cruel, son gajes del destino o simplemente nada tiene ningún de correlación y todo pasa sin causa aparente?

Buenas noches...
There was an error in this gadget