Thursday, February 5, 2009

Londres, la ciudad que no duerme



Hola a todos, los pocos que os pasais por aquí jeje, voy a contaros mi reciente experiencia en Londres, por si alguien está interesado en ir o simplemente le gusta curiosear en las experiencias de viajes ajenos, aunque en éste no hay mucho de interesante, aunque sí muchas risas y buenos momentos. Al menos así escribo algo después de más de un mes y para quien espere mi post con las instrucciones de como ingresar en una universidad irlandesa y/o británica, decirles que en breve el post estará disponible.
Todo comenzo con una vaga idea antes de los exámenes de Enero en clase y en contra de lo que yo pensaba, se hizo tangible.
Después de muchos líos, sobre todo con números de pasaporte y check in online, el día 26 de Enero pudimos coger un vuelo hacía las islas británicas a pasar dos noches y tres días aprovechando al máximo. Yo no había dormido un pimiento tratando de arreglar el boarding pass de una que se había equivocado al darme su número de pasaporte, mejor no comento quien fue por no herir sensibilidades jeje, pero la excitación era mayor que mi cansancio.

Volamos Dublin-Gatwick por 40 euros i/v todo incluido (incluso la tasa maldita de la tarjeta de crédito) y allí cogimos un tren express por 50 pounds i/v para las 4. Hay ofertas especiales de grupo y familia, que hacen que el viaje en tren salga muy económico.
El tren nos dejó en Victoria Station y de ahí cogimos el metro hacia Bayswater, que era donde se encontraba nuestro hotel o queensway, en frente de Hyde Park.
El hotel nos costó 55 pounds la noche, una ganga. Las habitaciones estaban muy limpias y el servicio muy amable, os dejo la dirección por si os interesa ir alguna vez: Hotel Byron

Nada más llegar dejamos nuestras maletas y nos dispusimos a aventurarnos a conocer Londres sin perder más tiempo. Salimos del hotel rumbo a los cruceros que navegan sobre el Thamesis para ver una vista diferente de la ciudad, hay diferentes barcos que hacen la travesía. Nosotras lo que hicimos fue coger unos billetes de un bus turístico que vale por 48 horas y a parte te ofrece la travesía en barco gratis. También incluyen descuentos con diferentes atracciones locales que valen un riñón y medio xD (menos mal que los museos son gratis, aunque tienes que pagar por entrar a ciertas estancias...demencial) La compañía es esta Big Bus Tours y yo a pesar de ser anti autobuses turísticos le saqué mucho partido, su staff es excelente y amable. Luego cogiamos el ticket de metro que valía por un día para las zonas 1 y 2 y que también puedes usar para los autobuses por 5 pounds. Más tarde me enteré de que existe el London Pass xD pero nosotras no le hubieramos sacado partido!
Así que nos embarcamos en nuestro crucero por el thamesis, el último que salía, partiendo desde la Westminster Abbey y escoltadas por el Big Ben, emblemático edificio que impresiona en vivo y en directo lo que no llama la atención por la tv o fotos. De hecho lo único que me interesaba del edificio es que es el lugar donde la Scotland Yard guarda sus documentos.
Desembarcamos en London Tower y rápidamente nos dirigimos al London Eye, ya que coincidimos en que el mejor momento para ver Londres desde las alturas era de noche y no nos equivocamos. Después de pasar el control de seguridad (cosa que me sorprendió enormemente de Londres, ya que te hacen abrir el bolso cada vez que entras a cualquier sitio) nos subimos a una de las cápsulas a disfrutar de la vista nocturna de una de las ciudades más cosmopolitas. Es curioso ver como Londres se divide entre las dos orillas del río dividiendo la parte moderna y la parte clásica o histórica.
Las vistas son increíbles y merece la pena, aunque supong que merecería más la pena alquilar una cápsula con tu pareja y una botella de champagne, pero la bromita cuesta 425 pounds jias.















Después nos dirigimos a Piccadilly en busca de un sitio bueno, bonito y barato. Acabamos en un típico sitio inglés que era barato, no estaba mal, el staff era amable y la comida ni fu ni fa, aunque con el hambre que llevabamos nos supo a gloria. Después volvimos a Bayswater en busca de un pub para degustar una buena pinta y vivir un poco del ambiente inglés cual fue nuestra sorpresa que los pubs y los offlicence cierran a las 11, no hay más tu tía, así que acabamos en un spar comprando chocolatinas y en el hotel viendo una chick flick film, al menos nos reímos un rato.
A la mañana siguiente nos levantamos temprano y fuimos a desayunar. Entramos en un sitio donde ofertaban un English bkf por 5 pounds, cual es nuestra sorpresa que no podemos escoger otra cosa más que eso. Con una musulmana, una persona que no puede abusar de las grasas y yo que odio lo que sea English o Irish bkf no podiamos hacer mucho, así que decidimos ir a otro sitio alegres porque además la chica en cuestión fue bastante cortante. El otro sitio no podía presumir de tener un servicio mejor y encima era caro. Pero nada nos podía destrozar el día así que nos dirigimos a Leicester Square Underground a coger unos tickets ya que habiamos decidido ir a ver un musical aquella noche. Resulta que si vas el mismo día del espectáculo a comprar las entradas las puedes encontrar a mitad de precio, de su precio normal. Ibamos a ir a ver el Fantasma de la Ópera pero las entradas eran muy caras así que escogimos Les Miserables, que en sexta fila centro las entradas nos costaron 34 pounds. Esa obra se lleva representando en Londres durante los 20 últimos años y la verdad merece la pena.
Después nos dirigimos a coger nuestro súper bus y aprovechando el día soleado nos dedicamos a ver la ciudad, esta vez sobre ruedas.
Decidimos parar en el London Dungeon y no nos arrepentimos, nos reímos muchísimo y nos lo pasamos mejor.

Después cogimos el autobús de nuevo y decidimos ir al museo de las ciencias naturales, el cual es increíble por fuera y por dentro.







Nos fuimos corriendo a cambiarnos ya que el show empezaba a las 19,30.
Como buenas mujeres que somos tardamos mil en cambiarnos y vestirnos, con lo que llegamos a las 19,45 temiéndonos lo peor, ya que pensabamos que no nos dejarían entrar hasta después del primer descanso. Pero el manager muy amable nos dirigió personalmente hasta nuestros asientos con lo que pudimos disfrutar del musical completo! Muchas gracias desde aquí al Queen's Theatre!!!
La obra a pesar de contar con pocos recursos escénicos, es excelente, la actuación de los actores es sublime ya que llena por completo el escenario a penas contando con tan poco decorado (no exagero diciendo que el decorado consistía en una puerta, una barricada o unas mesas y sillas en toda la obra que duró cerca de 3 horas) Una de mis amigas y algunas más entre el público acabaron con lágrimas en los ojos, eso creo yo dice mucho :)
Al salir de la obra nos disponiamos a ir a cenar cuando de repente nos atacó un chico por sorpresa ofreciéndonos entradas al night club por un precio especial estupendo en comparación con el de la entrada. Nos quedamos alucinadas con la forma de venta de los clubs londineses y nos dimos cuenta de que es la forma de venta de todos y cada uno de ellos hasta de los más selectos. He de decir que pecamos un poco de pardillas y acabamos en uno más bien cutre pero nos reímos mucho y también nos evitó la tentación de quedarnos durante más tiempo y tener que pagar una fortuna en taxi. Éste es el local Oxygen Club
Lo que más me impresionó es que en Londres hasta el más quinqui de los clubs tienen sus cocktails barmans donde te deleitaran con sus habilidades acrobáticas con las botellas y cócteleras.
Nos fuimos a coger el metro a las 12,20 pensando y confiando que Ana tendría razón y que a las 12,30 sería cuando los trenes salieran de cada cabecera, pero en Londres nada funciona como lo esperado, y dónde teníamos que hacer el intercambio tuvimos que coger un taxi y os tengo que decir que en mi vida he visto un taxista más borde. Por cierto como dato curioso sólo el 6% de los taxis en Londres trabajan de noche.
Acabamos en un take away comiendo halal kebabs, así que al menos hicimos feliz a la madre de Sabrina.
A la mañana siguiente nos levantamos e hicimos el check out. Dejamos las maletas, ya que las puedes dejar en el hotel y ellos te las cuidan y nos pusimos en camino para ver el cambio de guardia.El cual no se realizó debido al mal tiempo (y yo que pensaba que el ejército inglés era uno de los más disciplinados...)
Desayunamos en un sitio cercano al lugar por 5 pounds y podías elegir entre una variedad de selecciones de desayunos, para qué mentar la ya acostumbrada por entonces "poca simpatía" (por no decir ninguna) de los londinenses. Tras aquello nos fuimos a buscar a Harry a Buckingham, pero se ve que el tiempo también hizo mella en él y no pudimos encontrar así que decidimos ir a visitar la casa donde la abuela de Kirstie había nacido, fue algo muy bonito y emotivo.
Después y ya que no podiamos ver el Portobello Market hicimos nuestra última visita al barrio Chino que esta a tope y súper decorado por el Año Nuevo y de allí visitamos una tienda de juguetes llamada Hamleys que es espectacular, tiene 5 plantas y en cada planta están especializadas en algo puzzles y maquetas, niñas, niños...puedes incluso crear tu propio peluche y darle un nombre!! Allí puedes encontrar lo que nunca encontrarás en ningún otro sitio y para una niña grande como yo es el paraíso!! Qué pena que no pudieramos quedarnos más tiempo... :(
Hamelys Por cierto Legoland existe y es aquí!!!
Después de aquello nos dirigimos de vuelta a Bayswater para hacer nuestras últimas compras de souvenirs y recoger las maletas. Volvimos a la estación de Victoria para coger el tren a Gatwick mientras deciamos adiós a la ciudad, con una grata sensación y un sabor a "ésto sólo ha sido un acercamiento a la gran ciudad". Las 4 albergamos la esperanza de volver algún día y poder crear más historias que contar.
Cosas positivas que saqué de la ciudad
  • Lo cosmopolita que es
  • La forma de vestir de la gente, hay millones de estilos y de tiendas y nadie mira a nadie por la forma de vestir. La gente tiene mucho estilo y me encanta!!
  • La oferta cultural y de ocio
  • La arquitectura
  • El transporte
  • Las casas victorianas
  • La gente maja que nos encontramos
  • Los niños vestidos a lo Harry Potter
  • Las ofertas en los clubs de vodka + lo que quieras por 2 pounds! Increíble! :D

Cosas negativas
  • En general la actitud de algunos ingleses de mirarte como campesinos cuando dices que eres de Irlanda y cuando dices que eres de otro sitio no sé si te miran peor o mejor.
  • La rudeza de mucha gente, parece que hay mucha gente que vive a disgusto en la ciudad
  • Los precios desórbitados para entrar en cualquier sitio turístico
  • El precio de los restaurantes, otros que eran muy caros!
  • Los precios de los souvenirs.
La próxima vez iremos con más budget y ganas de más, no se me olvida mi visita al estadio de Tottenham!!!! Notting Hill y Portobello Market! :D
There was an error in this gadget