Saturday, August 31, 2013

Inocencia

Inocencia suele ser confundida con ingenuidad, o quizas ingenuidad se utilice como termino despectivo de la inocencia.
Para que las relaciones entre seres humanos funcionen tiene que haber de lo uno o de lo otro, especialmente cuando se tratan de relaciones de amor.
No se puede amar a alguien del que dudas o del que desconfias; no solo porque nunca seras capaz de dar todo tu amor a alguien que temes te danyara o te mentira, si no tambien por la agonia que te produce estar con alguien del que dudas constantemente.

La gente dice que esta desconfianza es generada como herramienta de modo de proteccion, ese famoso escudo o capa de hielo invisible que protege a las personas de hacerse danyo, de sufrir, de derramar lagrimas, de sentir ese dolor que parte un corazon en dos que solo un desenganyo amoroso produce.

Todo el mundo en algun momento u otro ha sentido ese dolor, esa punzada profunda que atraviesa tu pecho y hace que te falte la respiracion a la vez que te ahogas en lagrimas.
Como se explica uno que unas palabras o hechos puedan doler fisicamente (dejemos a parte el dolor emocional) mas que una agresion fisica? Y es, en casos como este, donde se encuentra uno con el asombroso y misterioso universo y seres que lo conforman.
Seguro que cientificos han intentado dar alguna explicacion a estos sucesos ligandolos a impulsos nerviosos o a reacciones aprendidas de la cultura adquirida. Pero si nos fijamos en los animales, ellos como seres no racionales, tambien tienen reacciones similares a las nuestras.

Volviendo al tema, yo admito ser una persona inocente o ingenua. Quiero creer en las personas y a pesar de alardear tener una coraza, acabo sucumbiendo a las dulces palabras que te embelesan los primeros meses. Mi cerebro no para de recordarme que las palabras se las lleva el viento, y que lo que cuentan son los hechos; que el camino se hace andando y que los cuentos por bonitos que sean, cuentos son.
Pero en la batalla del cerebro y el corazon solo puede haber un ganador y generalmente es el corazon; y por mucho que hable mi Pepito Grillo, las palabras acaban en el vacio.

El problema viene cuando mi corazon empieza a justificar hechos en base a promesas y palabras que se han dicho despues. Todos cometemos errores y todos nos equivocamos, a veces se hiere a la persona que menos quieres herir... pero por que ese afan de aferrarse a palabras cuando los hechos se han desvanecido? por que ese temor a perder a esa persona? Por que tirar de esa goma que esta desgastada y que va a acabar azotandote en la nariz?

Y lo peor, por que siempre se vuelve a caer?
Quizas es porque quiero creer en que la gente nace inocente y es inocente, quiero creer que la gente cuando hiere no es a proposito y que todo pasa por circumstancias de la vida o porque las cosas tenian que pasar asi. Me arriesgo a que jueguen con mi corazon como si jugasen con una pelota de futbol... pero cuantos maravillosos y magicos momentos de amor me perderia si me pusiera en guardia? O quizas esos momentos solo existen porque yo quiero que existan?
There was an error in this gadget